No endurezcais el corazón


Hebreos 4 Nueva Traducción Viviente (NTV)


El descanso prometido para el pueblo de Dios

Todavía sigue vigente la promesa que hizo Dios de entrar en su descanso;

por lo tanto, debemos temblar de miedo ante la idea de que alguno de ustedes no llegue a alcanzarlo.

2 Pues esta buena noticia —del descanso que Dios ha preparado— se nos ha anunciado tanto a ellos como a nosotros,

pero a ellos no les sirvió de nada porque no tuvieron la fe de los que escucharon a Dios.

Pues solo los que creemos podemos entrar en su descanso.

En cuanto a los demás, Dios dijo:
«En mi enojo juré:
“Ellos nunca entrarán en mi lugar de descanso”»[b],
si bien ese descanso está preparado desde que él hizo el mundo.

Así que el descanso de Dios está disponible para que la gente entre,

6 pero los primeros en oír esta buena noticia no entraron, porque desobedecieron a Dios.

7 Entonces Dios fijó otro tiempo para entrar en su descanso, y ese tiempo es hoy.

Lo anunció mucho más tarde por medio de David en las palabras que ya se han citado:

“Cuando oigan hoy su voz, no endurezcan el corazón”


*Ver también: Hebreos 3: 7 – 19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .