EPIFANÍA: DÍA 14

Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor”.

Este pasaje me encanta. Contiene, como Palabra de Dios que es, conceptos claves que llaman mi atención: BIENAVENTURADA, CREYÓ, CUMPLIRÁ, SEÑOR. Bueno, en realidad quiero apropiarme de todo este versículo.

El texto habla de la identidad de María. De su identidad como escogida de Dios; por lo tanto, bienaventurada, afortunada, agraciada, bendecida, favorecida…

Ser una (un) escogida (o) de Dios nos convierte en bienaventuradas (os). ¿Lo “oyes”?

Estoy segura de que estás enfrentando alguna prueba, algún desierto, alguna batalla y, en medio de todo eso, Dios te llama BIENAVENTURADA(O), tal y como lo hizo con María.

¿Por qué? Dice la Palabra: “Bienaventurada LA QUE CREYÓ”. ¡Aleluya!

Podemos sufrir, podemos llorar, podemos entristecernos, angustiarnos hasta la muerte como Jesús en el huerto…

Sin embargo, siempre que nos mantengamos creyendo, siempre que sigamos teniendo fe (pequeña, mediana o grande), siempre que estemos esperanzadas (os), seremos bendecidas(os) por el Señor.

Siempre que reconozcamos y creamos que Jesucristo es el Señor, es mi, es tu Señor, seremos bienaventuradas (os). Contaremos con el favor y la gracia de Dios.

Este texto también destaca la FIDELIDAD de Dios porque el Señor cumplirá con lo que ha hablado.

¡SE CUMPLIRÁ LO QUE EL SEÑOR, NUESTRO DIOS HABLÓ!

En varias ocasiones, Jesús les habló a sus discípulos lo que habría de acontecer, pero ellos no lo entendían.

Por eso, se quedaron dormidos cuando Él les pedía que velasen, aunque fuera una hora. Cuando vinieron a ver y quisieron hacer algo, ya se había acabado el tiempo o, más bien, ya había llegado el cumplimiento de lo que les había previamente hablado: su arresto.

Lo mismo sucedió cuando resucitó, al punto de preocuparse por el lugar donde se habrían llevado su cuerpo al no encontrarlo en la tumba.

¿Resurrección? ¿Al tercer día? ¿Creyeron? ¿Comprendieron?

No importa. ¡Hubo Cumplimiento! ¡El Que habló, cumplió!

Al punto de tardase en reconocerlo mientras cocinaba unos peces en la orilla.

Al punto de asustarse al verlo traspasar las paredes.

Al punto de necesitar tocar sus llagas.

Y al punto de caminar, hablar y cenar con Él y que te arda el pecho sin que reconozcas de quién se trataba hasta que se marcha.

Al punto de tener que soplar sobre ellos para que recibieran al Espíritu Santo y pudiesen comprender las Escrituras.

La Palabra dice que Él es Fiel y Verdadero, así, con mayúsculas (Apocalipsis 19: 11). Esa es Su naturaleza.

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo” (2 Timoteo 2: 13).

“…porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios” (Corintios 1: 20).

En Números 23: 19: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”.


¡CUM-PLI-MIEN-TO!

Todo lo que habló por Sus profetas se cumplió y todo lo que habló y está escrito, se cumplirá.

¡También en tu vida y en la mía!

¿Por qué? ¡Porque fue dicho por el Señor! ¡Porque lo dijo el Señor! ¡Porque te lo dijo el Señor!

María creyó y Dios cumplió lo que habló. Nosotras (os) creímos y Dios cumplió. Creemos y Dios cumple. Creeremos y Dios cumplirá, en el Nombre de Jesús! ¡Amén!

Escríbelo. Anótalo en tu libreta: ¡Yo creo en Dios! ¡Yo le creí a Dios! ¡Yo he creído en el Señor!

¡Señor, yo te creo!!!! ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.