¿POR QUÉ NO DUERMES? 

Seguramente conozcas muy bien algunos de estos versículos de la Palabra de Dios relacionados con la forma como el Señor nos cuida; y, por lo tanto, no debemos temer, sino estar tranquilos y confiados debido a Su protección y defensa.

Uno de los versículos preferidos y más conocidos es el  del Salmo 4: 8: “En paz me acostaré ,y así mismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado”.

No obstante, ese no es el único; hay otros más igual de consoladores, igualmente capaces de ayudarnos a estar en paz y descansar en el Señor. Por ejemplo:

Isaías 26: 3: ” ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!”.

Salmo 116: 7-8: “Dios mío, tú has sido bueno conmigo; ya puedo dormir tranquilo. Me libraste de la muerte, me secaste las lágrimas, y no me dejaste caer”.

No obstante, la verdad es que, en más ocasiones de las que quisiéramos, perdemos el sueño. No podemos dormir.  Algo nos despierta.

En el caso del profeta Samuel no era “algo” lo que lo despertaba e interrumpía su sueño, si no que se trataba de “alguien”. Bueno, más bien, de “Alguien”.

Samuel, ya había sido entregado por su madre Ana al servicio de Jehová Dios y servía junto al sacerdote Elí.

Samuel todavía no era sacerdote, sino que servía como un levita, uno fiel a Dios y a Elí. Temeroso de Dios y obediente a Él y al sacerdote.

Pues bien, una noche Samuel fue despertado porque escuchaba una voz que lo llamaba. Samuel pensaba que quien lo llamaba era Elí; así que se despertaba, se levantaba y, diligentemente, se acercaba a Elí y se ponía a su servicio.  

Así sucedió tres veces cuando fue instruido por el sacerdote para que cuando volviera a escuchar la voz contestara: “Habla, Jehová, porque tu siervo oye” (1 Samuel 3: 9).

Lo grandioso es que Samuel volvió a acostarse según fue aconsejado. Entonces, dice la palabra: “Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye”.

Es muy posible que le sirvas al Señor y, posiblemente, no “algo”, sino “Alguien” te despierte constantemente en la noche o, incluso, hasta que te llame aun estando despierto.

Lo importante es que esa llamada o “llamado” te despierte no solo físicamente, sino espiritualmente.

Es muy posible que ese “Alguien”, es decir, el Señor, te esté llamando por tu nombre y todavía no te hayas dado cuenta de que se trata de tu Dios.

Tal vez solo tengas dudas y temas que sean cosas tuyas. Es posible que no se lo hayas comentado a nadie o que, de alguna manera, se lo hayas comentado a una persona de confianza.

¿Qué tal si ya sabes Quién te está llamando y “despertando”, pero no has respondido del todo?

Quien llamaba a Samuel era el mismo Dios, no Elí, entre otras razones porque Él deseaba tratar directamente con quien había demostrado que le servía de todo corazón, era humilde y tenía temor de Dios.

Por otro lado, porque ya el Señor había escogido a Samuel para que fuera el juez y profeta de Israel. Que lo respaldaría, que lo protegería y que ninguna de sus palabras caería por tierra activando así, nuevamente, la Palabra de Dios hacia Su pueblo.

Además, cuando ya siendo un anciano y eran los hijos de Samuel quienes ejercían como jueces, el pueblo se levantó exigiendo un rey que los dirigiese porque otros pueblos tenían su propio rey.

Cuando Samuel, entristecido porque comprendía lo que esta acción implicaba, fue delante de Dios, Él le contestó que no se preocupara porque a quien desechaban no era a Samuel, sino a Él mismo.

¿Acaso no quieres aceptar que quien te está “despertando” es el Señor por temor a que te rechacen, a lo que puedan pensar y opinar los demás? 

En resumen, si estás despertando, si tu “sueño” es intertumpido en ocasiones, ¿quién sabe si lo que te está sucediendo es lo que le sucedió a Samuel?

¿Qué crees?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.