¡PÁMPANOS!

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis mucho fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé”. (Juan 

¿No es este verso suficiente para experimentar en nuestro corazón, en nuestra alma y en nuestro espíritu, gratitud, un gozo indescriptible y una inexplicable gracia de Dios para con nosotras?

“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros…” Jesús me está diciendo a mí y te está diciendo a ti: “Tú no me elegiste a mí. Fui Yo quien te eligió a ti”.

¡El Rey de reyes y Señor de señores nos está diciendo que Él nos eligió a nosotras! Si estabas un poco triste, alégrate como si hubieses recibido la mejor noticia en tu vida.

Que no te elijan en el equipo de baloncesto, de volibol, de natación… Que no te hayan seleccionado como la mejor empleada, como la mejor vendedora del mes o del año… Que no te hayan elegido para pertenecer a algún comité en tu trabajo, escuela, universidad o vecindario… Que no te hayan elegido en la iglesia para que lleves a cabo alguna tarea o para que pertenezcas a algún ministerio… ¡No sé, pero cada una de nosotras sabe!

¡Jesús sí te eligió! Tú ni yo lo decidimos; tampoco nadie más en todo el planeta.

Este verso no solo manifiesta la Soberanía de Dios para elegir a quienes Él quiera conforme a Su sabiduría, Su voluntad, Sus propósitos y Sus designios.

También manifiesta Su misericordia y amor porque como dice la Palabra: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?”(Salmo 8: 4). “(17)¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, y para que pongas sobre él tu corazón, (18) y lo visites todas las mañanas, y todos los momentos lo pruebes? (19) ¿Hasta cuándo no te apartarás de mí, y no me soltarás ni siquiera para que trague mi saliva?” (Job 7: 17-20).

No solo Jesús se reserva el poder y la autoridad para ser Él quien elija y no nosotras, sino que expresa Su deseo y Su deleite en esa elección, en cada una de Sus elecciones (nosotras).

No obstante, deteniéndonos en el asunto de Su Soberanía… Si fue Jesús, el Señor, quien te eligió y me eligió, ¿qué autoridad tenemos nosotras sobre Él para no contestarle afirmativamente? ¡Ninguna!

¿Cómo es que nos atrevemos a decirle que no?: “¡No! ¡Está bien! ¡No te preocupes! ¡No me elijas! !Mejor elige a…!” ¡Ouch!

Porque nosotras por nuestra propia iniciativa, no lo hubiésemos elegido a Él. Todo lo contrario, lo habíamos rechazado.

Sin embargo, la Palabra dice que “Él no nos rechaza”. El mismo Jesús nos dice: “Sin embargo, los que el Padre me ha dado vendrán a mí, y jamás los rechazaréPues he descendido del cielo para hacer la voluntad de Dios, quien me envió, no para hacer mi propia voluntad. Y la voluntad de Dios es que yo no pierda ni a uno solo de todos los que él me diosino que los resucite, en el día final. Pues la voluntad de mi Padre es que todos los que vean a su Hijo y crean en él tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día final.” (Juan 6: 37-40)

¡Gracias a Dios que Jesús fue la Obediencia misma! ¡La Obediencia personificada! Si no, nos hubiese rechazado, no se hubiese sacrificado en la Cruz, no hubiese pagado nuestros pecados y no tendríamos salvación. !Gracias a Dios que es AMOR!

“…y os he puesto para que vayáis y llevéis mucho fruto, y vuestro fruto permanezca…”. “Os he puesto”. “Vayais”. “Lleveis”.

Nuestra vida está en Su mano. Él nos pone y nos pone donde Él desea. Y lo hace con propósito. Nos pone para que vayamos a donde Su Espíritu Santo nos dirija. Para que vayamos y llevemos mucho fruto y que ese fruto permanezca.

Y nos pone en lugares insospechados y de maneras insospechadas por el tiempo que decida. La Palabra dice: “En tu mano están mis tiempos” (Salmo 31: 15).

¿Quién hubiese pensado que pondría a Moisés en Egipto, en el mismo palacio de Faraón y criado por su hija como un egipcio? ¿Quién hubiese pensado que Dios lo pondría al amparo de Faraón, para que adquiriera sus enseñanzas, costumbres y creencias? Al punto de que Moisés no conocía a Dios; pero fue Dios quien lo puso ahí para que diera, eventualmente, mucho fruto y ese fruto permaneciera.

Moisés nunca hubiese pensado que luego de vivir 40 años como un príncipe en Egipto, Dios lo pondría a vivir por espacio de 40 años más como pastor de ovejas. ¿Pensaría alguna vez que Dios lo pondría para que libertara a Su pueblo? ¿Pensó que lo pondría en el desierto durante 40 años con el pueblo al que libertó? Pensó que lo pondría frente al Mar Rojo y que lo cruzaría en seco. Y podríamos seguir haciéndonos preguntas acerca de Moisés y de Josué.

Dios es muy “creativo”. ¿En qué lugar te ha puesto a ti? ¿En qué lugares? ¿De qué providencial manera fuiste a parar ahí?

¿Y dónde te pondrá? Yo no lo sé, pero sé que te pondrá, seguramente, en varios lugares más y de maneras muy “creativas” y “originales”.

¿Cómo puso a José? Como el hijo favorito de su papá. Como el más odiado y envidiado de sus hermanos. Como presa en una cisterna. Como esclavo y luego hombre de confianza en la casa de Potifar. Como preso en una cárcel de Egipto durante dos años aproximadamente. Y, finalmente, en el palacio de Faraón como el segundo en mando. ¿Para qué? Para que fuera y llevara mucho fruto y salvara, no solo a los egipcios de la hambruna, sino a su propia familia incluyendo a los hermanos que tanto lo detestaban. ¡Increíble!

¿Cómo puso a Daniel? Como cautivo en Babilonia. Como estudiante del idioma y las costumbres babilónicas durante tres años en el palacio del rey. Como intérprete del sueño de Nabucodonosor. Como jefe de los videntes, profetas y agoreros. Como posible carnada de los leones. Como profeta, hombre sabio y consejero de varios reyes más.

¿Cómo puso a Rut? ¿A Rahab? ¿A Débora? ¿Dónde y cómo puso a Gedeón? ¿Cómo puso a Ester? ¿Cómo puso a Isaías? ¿Cómo puso a Nehemías? ¿A Jeremías? ¿A los profetas? ¿Cómo y dónde? ¿Qué fruto dieron?

¿Cómo puso a María? ¿Cómo puso a Juan el Bautista? ¿Cómo puso a Pedro? ¿Cómo puso a Pablo? ¿Cómo y dónde puso a Juan, el discípulo amado?

¿Cómo se puso Él mismo? Como Cordero Inmolado. ¿Dónde? En la Cruz del Calvario. ¿Cómo está puesto ahora? ¿Cómo se pondrá?

Así como estos hombres y mujeres, Dios nos eligió y nos pone para que vayamos y llevemos mucho fruto y nuestro fruto permanezca; y todo lo que le pidamos al Padre en el Nombre de Jesús, Él nos lo dará, conforme a Su voluntad.

¿Dónde me pondrá? ¿Cómo? ¡No importa mucho! Lo importante es que lo ha hecho y lo hará nuevamente para que llevemos mucho fruto que permanezca.

En ocasiones, Él nos pone en lugares incómodos que jamás pensamos y en circunstancias difíciles que nunca imaginamos.

¿Estás donde Jesús te puso? ¿Fuiste? ¿Estás dando mucho fruto? ¡Yo sé que así será para todas nosotras, en el Nombre de Jesús!, porque: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”. (Juan 15: 8)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.