¡ORANDO Y CANTANDO!

1|marzo|2018

Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían”.                                         (Hechos 16: 25)

Pablo y Silas, compañeros de milicia, hermanos en Cristo, unidos por un mismo fin.

 Hermanos en desnudez y azotes. Juntos en la persecución, la acusación y la cárcel.

No obstante, más importante que todo esto, juntos y de acuerdo. Juntos en oración y cánticos al Señor.

Oraciones y cánticos de alabanza, de adoración  que desencadenaron el Poder de Dios. Un poder que ninguna cadena ni guardia puede resistir.

¿Cuál fue el resultado? Lo dicen las Sagradas Escrituras: 

Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido.

28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;

30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.

33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.

34 Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. (Hechos 16: 28-34)

                                 ***

Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18: 19-20)

¿No es esto lo que Dios nos mandó a hacer?

Así que, si los esposos se reúnen en Su nombre, si se ponen de acuerdo, en oración y alabanza; si el padre con el hijo o la hija, si los hermanos (consanguíneos), si los compañeros de trabajo, si los hermanos en Cristo, hijos de Dios, allí ha prometido Él estar, Él hará lo que le pidamos (conforme a Su voluntad), romperá las cadenas, abrirá puertas y libertará.

Otros verán quién es el Dios en quien hemos creído, a quien hemos llamado y esperado, a quien le hemos orado y cantado y se convertirán.

Esta promesa no fue solo para Pablo y Silas. No fue solo para la cárcel. 

Esta promesa es para ti y para mí, para quienes hemos creído y confesado que Jesucristo es el Señor; sin importar el lugar en el que te encuentres.

¡Cobremos ánimo! ¡Dios escucha nuestras oraciones y cánticos! 

Dios está a tu lado ahora mismo y en todo tiempo. Él responderá tu clamor.

Él es poderoso para librarnos de cualquier cadena y prisión que nos esté reteniendo.

Él es capaz de abrir las puertas que han mantenido aprisionados Su voluntad, Sus propósitos y Sus bendiciones.

¡Que así sea, cualquiera que sea tu situación, tu necesidad o anhelo! 

¡En el Nombre Poderoso de Jesús! ¡Amén!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.