¡YO SOY UNO QUE ME DEJO ENCONTRAR!

“Fui buscado por los que no preguntaban por mí; fui hallado por los que no me buscaban. Dije a gente que no invocaba mi nombre: ¡Heme aquí! ¡Heme aquí!” (Isaías 65: 1)

    ¡Aquí está la grandeza de Dios! Casi todos nosotros los que lo amamos, confesamos y adoramos, fuimos beneficiarios de esta verdad.

No andábamos buscándolo, pero lo encontramos. En realidad, quien nos buscó y nos encontró fue Él.

Él es un Dios que busca y no se cansará de buscar y de encontrar a aquellos a quienes nunca se les ocurriría buscarlo.

Muchos, ni siquiera preguntábamos por Él.

Muchos escuchábamos acerca de Dios, pero las palabras no nos iluminaban el alma ni nos conmovían ni nos convencían ni nos convertían.

No nos interesaban. No las entendíamos. No nos transformaban. ¡Éramos sordos y ciegos espirituales!

Pero Él nos buscó y nos encontró para que nosotros pudiéramos encontrarlo. ¡Aleluya!

Hoy sigue gritándole a las naciones: ¡Heme aquí! ¡Heme aquí!

O sea, ¡Aquí estoy! ¡Aquí estoy!

¿Quién podrá escaparse de Quien todo lo ve, de quien se deja hallar hasta por aquellos que ni preguntan por Él ni lo buscan?

    Responder

    Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.