¡Un “te amo” que viene del corazón de Dios!

 

Yazmín Díaz Torres

¡Nuevos Comienzos!, aunque el Señor es el mismo ayer, hoy y siempre. La Palabra dice que en Él no hay mudanza ni sombra de variación.

Sería bueno recordar los beneficios de Dios -como dice el salmo 103- que develan Su naturaleza amorosa y misericordiosa.

La idea es leer la Palabra de Dios, que habla de Dios, que es la voz de Dios, que nos da sabiduría, que nos acerca a Él.

Nos corrige u ordena la mente, los pensamientos, para derrotar cualquier mentira, cualquier pensamiento que se levanta en contra del conocimiento de Cristo.

Su Palabra que da vida, dirección, que limpia, liberta y transforma.

Su Palabra que hace y deshace.

Por eso, hoy quiero invitarte a que leas el siguiente pasaje bíblico.

Te invito a que busque una libreta y lo escribas o una hoja en blanco, lo escribas o lo pegues en algún lugar donde lo veas a diario (yo tengo que aplicarme el “cuento”).

Te invito a que meditemos en el texto. Si podemos, que lo memoricemos.

Es más, ¡cántalo! Búscale una tonada en tu espíritu.

Regálaselo y compártelo con otros, pero sobre todo, ¿qué tal si decidimos creerlo y vivir de acuerdo a la verdad que encierra?

Al principio, a algunos se les hará difícil; otros, ya lo saben.

No obstante, ¿cómo cambia mi vida ahora que vuelvo a leerlo? ¿Ahora que me lo como y digiero? ¿ Ahora que lo anunciaré, lo publicaré y lo viviré desde la perspectiva, desde la nueva iluminación única y específica que te dará el Espíritu Santo si se lo pides?

Demos gracias a Dios por hablarnos a través de Su Palabra, que es tan nueva y sigue tan vigente y poderosa como para tornar nuestro lamento en baile.

Ora esta Palabra y cada vez que nuestra mente, el mundo o satanás vengan con una mentira, saquemos la Verdad de la Palabra.

Saquemos la Espada del Espíritu Santo, que es la Palabra de Dios y no nos dejemos engañar.

Lo ideal sería leer el Salmo completo, ¡claro!

Yo trataré de no decir nada más. Yo intentaré solo incluirlo, sin hacer más comentarios. ¡Qué difícil!

“Alabemos a nuestro Dios!
¡Démosle gracias, porque él es bueno!
¡Dios nunca deja de amarnos!” Salmo 107: 1

Demos gracias a Dios por su amor,
por todo lo que ha hecho
en favor nuestro!
¡Dios calma la sed del sediento,
y el hambre del hambriento!” Salmo 107: 8-9

Demos gracias a Dios
por su amor,
por todo lo que ha hecho
en favor nuestro!
 ¡Hizo pedazos las puertas de bronce
y las barras de hierro
que nos tenían prisioneros!” Salmo 107: 15-16

Demos gracias a Dios
por su amor,
por todo lo que ha hecho
en favor nuestro!
22 ¡Démosle muestras de gratitud,
y presentémosle ofrendas!
¡Anunciemos entre gritos de alegría
las maravillas que ha hecho!” Salmo 107: 21-22

“A la gente pobre
Dios la saca de su aflicción
y hace que sus familias
aumenten como sus rebaños”. (v. 41)

“Cuando la gente honrada ve esto,
se llena de alegría;
pero los malvados se quedan callados”. (v.42)

 

Tomen esto en cuenta los sabios,
y pónganse a meditar
en lo mucho que Dios nos ama”. (v. 43)

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.